Mejor precio garantizado

Inserte su código Promocional

Información y reservas

T. +34 971 631 450
info@hotelsollerbeach.com

Situación

Ver mapa situacion
Trip holidaycheck

Sóller y Mallorca

Sóller es un pueblo pintoresco del norte de Mallorca situado en un idílico valle fértil lleno de huertos, a medio camino entre el mar y las altas cumbres de la Serra de Tramuntana. En este enclave es donde se cultivan dos de los grandes tesoros por los que esta localidad es famosa: el  naranjo y, en un segundo plano, el olivo.

Sóller, al igual que el resto de Mallorca gracias su condición de isla, es un punto estratégico del Mediterráneo, ha sido lugar de continuos movimientos migratorios. Empezó a gozar de la prosperidad y el progreso económico que lo caracterizan gracias a la vuelta de quienes emigraron en el siglo XIX a las colonias americanas, a Europa y, más concretamente, al sur de Francia, en busca de nuevos mercados para el comercio de sus productos, tanto alimentarios como textiles.

Fue entonces cuando, después de siglos de aislamiento del resto de la isla y con el mar como único acceso, el pueblo abrió sus puertas. En 1912 se construyó el ferrocarril de Sóller que conecta con la capital, Palma, y al año siguiente se abrió el tranvía Sóller-Port de Sóller. Ambos conservan la estética tradicional y antigua, con vagones de madera, aunque su funcionamiento se ha modernizado para adaptarlo a las necesidades y a la seguridad de hoy en día. Es especialmente recomendable realizar alguno de estos trayectos, ya que el paisaje que se puede observar, con espectaculares vistas del valle atravesando la sierra o llegando al mar, es inigualable.

Gracias a la prosperidad y al bienestar de los inmigrantes que regresaron a Sóller durante los siglos XIX y XX, junto con el renacimiento cultural y artístico de la época, surgió el deseo de crear una sociedad moderna y cosmopolita. Este deseo se materializó con la construcción de numerosos edificios modernistas que caracterizan, al igual que el centro de Palma, la fisonomía del lugar. Un buen ejemplo son las casas señoriales de Can Prunera y Ca s’Americà, la iglesia de San Bartolomé y el Banco de Sóller, situados en la plaza y en la Gran Vía.

Piérdase por las estrechas calles de Sóller, donde podrá apreciar la arquitectura típica mallorquina y las grandes casas de piedra con hermosos patios interiores. Las calles peatonales del centro rodean la arbolada plaza del pueblo, punto de reunión de habitantes y viajeros, donde encontrará el ayuntamiento y la iglesia. Este marco favorece un ambiente y un ritmo de vida tranquilo y relajado donde la vida cotidiana de sus habitantes convive con el ir y venir de los continuos visitantes, muchos de los cuales regresan año tras año, al haber encontrado en Sóller un lugar especial donde relajarse y disfrutar de la vida mediterránea. 

El Port de Sóller está situado en la costa de Tramuntana de la isla de Mallorca.

La formación de sus infraestructuras esenciales se remonta al siglo XVIII. La creciente importancia del Port de Sóller, junto con la agricultura altamente desarrollada sobre la base de olivos y árboles frutales, condujo a la economía del lugar a experimentar un crecimiento progresivo en toda la tercera década del siglo XIX.

Este puerto natural empezó a contar con un apreciable tráfico comercial. Hoy en día se dedica a actividades pesqueras y de embarcaciones de recreo, habiendo desaparecido en su totalidad el tráfico de mercancías y de pasajeros.

SERRA DE TRAMUNTANA

SERRA DE TRAMUNTANA

Declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 2011, el paisaje cultural de la Serra de Tramuntana se extiende unos 90 km de suroeste (Andratx) a noreste (Pollença).